miércoles, 9 de febrero de 2011

Sonrisa nocturna

Al mirar por la ventana la sonrisa de la luna tropezó con un pensamiento torpe que escapaba de mi control. Pensaba en ti. Tú, que escapas a todo control.
Dime que abrirás los ojos, y te pasará lo mismo. Sí, sí te pasará.
Estaba escrito así en el Diario de siempre. Ese que guardabas bajo la almohada y en el que sólo escribías los días que hacía frío.  Ese que nunca me dejaste leer.
Mientras suena una de mis canciones favoritas, me retiras un mechón de la cara y,
con los ojos cerrados sonrío, porque sé que estás ahí,
y da igual si lo demás no tiene demasiado sentido.
Así que, le devuelvo agradecida la sonrisa a la luna.


4 comentarios:

  1. Hacia mucho que no me pasaba por tu blog, me ha encantado igual que la primera vez...

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  2. Algún día deberías hacer un libro..

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito el post. Me encantó. Saludos!

    ResponderEliminar