jueves, 29 de abril de 2010

Afán recaudatorio


Esta mañana, por razones que no vienen a cuento, me he tenido que desplazar de mi casa en coche a las 6 de la mañana. Tuve que aparcar mi coche, de tamaño considerable, en una calle donde es particularmente difícil encontrar un solo hueco, como para además pedir que sea grande. Me urgía aparcar, mucho. Por lo que, pensé, que aparcaría en una esquina. Esta esquina se encuentra entre dos pasos de cebra y no era la primera vez que me estacionaba allí.

Da la casualidad, de que frente a dicha esquina, se encuentra una sucursal de la Policia Nacional. No me preocupé demasiado, ya que solo iba a quedarme unos 45 minutos, y a esa hora no me pareció importante.

Resolví mis asuntos y volví tranquilamente a la esquina. El coche había desaparecido. Horror.
Mi primer instinto me dice que me he olvidado de donde he aparcado el coche, pero poco a poco me voy dando cuenta de que no. El coche ESTABA ahí. Mi corazón se acelera, la grúa.

Sin dudarlo ya, corro de vuelta para encontrarme con las personas con quienes estaba.
“Necesito que me llevéis al Depósito Municipal. La grúa se ha llevado mi coche”.
Mis amigos, muy solidarios ellos, me acompañan y me prestan el dinero para sacar el coche del depósito.

Los nacionales habían llamado a la grúa para que se llevaran el coche. Ahora me ha tocado pagar 60 euros por sacarlos del depósito y, en muy poco tiempo (en esto nunca se retrasan) me llegará una bella factura de 90 euros. Aún tendré que dar gracias.
Ahora mi pregunta es, ¿Por qué se llevan un coche que ni dificulta el tráfico, ni está en zona de carga/descarga, ni lleva mucho tiempo aparcado, si ni siquiera pasan coches por la calle a esa hora de la mañana? ¿Por tocar las narices? No. Por dinero.

El afán recaudatorio de la Policía, con todos mis respetos, está llegando a límites extremos.

Respeto profundamente la labor que realizan, pero sinceramente, hay coches aparcados en doble fila, que paran en medio de la calle para hablar con algún peatón, que paran en vados, que están abandonados desde hace meses… ¿Por qué mi coche sí, y esos no?

Un poco de cordura por favor, que estamos en crisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada